LA MAGIA DE SIERRA DE FRANCIA EN VIÑAS DEL CÁMBRICO

enoturismo

A principios de este año y gracias a la colaboración de Pintan Copas Comunicación con Enoturismo Castilla y León, fuimos a visitar una de mis bodegas preferidas de la región, junto con parte del equipo de Derotosydescosidos.

Tenía muchas, muchísimas ganas, de conocer Viñas del Cámbrico, en la Sierra de Francia (D.O. Sierra de Salamanca). El contenido de la visita se centró más en el plano turístico que en el vinícola, con el fin de dar difusión a la Ruta del Vino de la Sierra de Francia, a la que la bodega pertenece.

Disfrutamos de un día tan memorable que quería replicar el artículo que en su día escribí para Enoturismo CYL en este blog. Lo titulé “Viñas del Cámbrico, un bocado al paisaje de la Sierra de Francia”.

27072293_1737679526270076_8683891006292340994_n
visita vinas del cambrico

Viñas del Cámbrico, un bocado al paisaje de la Sierra de Francia

A veces, un paisaje por si mismo tiene la capacidad de emocionar, de crear un momento mágico y lleno de paz, en el que respirar profundamente para coger todo el aire posible. Parar un instante en esta vida frenética y mirar al horizonte.

Pero muchas veces, quizás demasiadas, incluso las personas que cada día respiran ese paisaje no lo valoran como debiesen. Esto es un poco lo que pasó con la bodega Viñas de Cámbrico. Y, de hecho, así nos lo corroboraron Rosa y José Luis, oriundos de Villanueva del Conde, municipio de la Sierra de Francia, donde está ubicada la bodega.

El ‘alma pater’ del proyecto es Fernando Maíllo, procedente del cercano pueblo de Sequeros. La uva Rufete, la uva reina de esta zona, se tomaba en los pueblos de la zona como un vino de chateo, un vino de poco color y estructura que se elaboraba en los lagares de las pintorescas casas de piedra.

Fernando vio en la Rufete un potencial para elaborar grandes vinos. Y no se equivocaba. Junto a otras variedades tintas – el Tinto Aragonés (Tempranillo), el Calabrés (Garnacha)- y blancas – Rufete blanca, Viura, Moscatel y Palomino- elaboran vinos de altísima calidad que son un bocado a ese paisaje.

sierra de francia
bodega cambrico

La visita a Viñas del Cámbrico

Por muchas razones, la visita a Viñas del Cámbrico no es un “pasaba por aquí”. La primera es que, a no ser que el visitante tenga especial interés en realizar la ruta El Camino de los Prodigios –una senda circular entre Villanueva del Conde y Miranda del Castañar apropiada para familias, que tiene una de las entradas al lado de la bodega- el edificio está completamente mimetizado con el entorno.

Debido a ello, las visitas comienzan en la plaza del pueblo que, por cierto, ha sido recientemente declarado Bien de Interés Cultural. Bosi es quien se encarga de atender a los visitantes, siempre con cita previa. Aunque su apodo viene de Ambrosio, podría derivar perfectamente de Boss (jefe en inglés, a lo estrella de rock), porque pasar unas horas con él es una auténtica experiencia y aprendizaje. Un hombre del terruño.

La actividad comienza en unas mini parcelas de viñedo cercanas. Cepas de distintas variedades dispuestas en terrazas o bancales con unas imponentes vistas a la Sierra de Francia.

Una de las particularidades que enamora de esta zona es la rica biodiversidad existente: Olivos, madroños, jaras, hinojo, frutales… Conviven en armonía debido al clima, mediterráneo con influencia atlántica y casi 1.000 litros por metro cuadrado de pluviometría anual.

paisaje sierra de francia
cepa vieja rufete

La segunda parte de la visita se desarrolla en la bodega, unas modestas instalaciones creadas con muchísimo gusto. El acceso y la terraza posterior son maravillosas.

La mitad de la bodega –la cara norte- está excavada en la roca, mientras que la cara sur permite la entrada de aire y cierta luminosidad. Perfecto para conseguir condiciones de humedad y temperatura naturales para la elaboración de los vinos. Al estar la bodega ubicada en una suave pendiente, todos los trabajos se realizan por gravedad, sin bombas, por lo que el respeto por la uva, los mostos y vinos es superior.

Los vinos de Viñas del Cámbrico

La visita a Cámbrico incluye la degustación de dos vinos de la Denominación de Origen Sierra de Salamanca y una tapa de jamón. En los últimos años las etiquetas han sufrido una ligera modificación para categorizar los vinos en función del pueblo del que proceden las uvas. Ya en la añada 2016, el tinto más económico de la bodega elaborado con 100% Rufete, Viñas del Cámbrico, ofrece dos variantes: Villanueva del Conde y Miranda del Castañar.

27500991_1737679856270043_2674420445803873535_o
vinos camnbrico

El vino 575 Uvas (un guiño a la cantidad de bayas que han de ser empleadas para elaborar una sola botella) está elaborado con las tres variedades tintas citadas anteriormente. En la gama más alta, por su parte, se pueden encontrar dos vinos también elaborados con la uva local, Cámbrico Pizarra y Cámbrico Granito. También elaboran un vino sólo de Tempranillo, un original Cámbrico Rufete blanco y una pequeña producción de rosado.

Sin duda, Viñas del Cámbrico es uno de esos proyectos vitales de los que los habitantes de la Sierra de Francia pueden sentirse orgullosos y los viajeros maravillados.

 

*Si quieres conocer otros rincones de la zona y bodegas visitables, os recomiendo leer este artículo publicado también en Enoturismo Castilla y León.

0 Comments

AGENDA VINILOVER

agosto, 2018

No hay eventos

De pies a cabeza por: de rotos y descosidos
X