Pintan Copas

visita vinilovers

LA MUJER QUE SUSURRABA A LAS BARRICAS

Pintan Copas

Cualquier persona que haya pasado dos días con Mercedes Calvo, sabe que es la máxima embajadora de Aranda de Duero. Una mujer inteligente, luchadora y, además, tonelera.

La familia de #vinilovers teníamos muchas ganas de visitar su querida Tonelería Duero en la nueva instalación, estrenada este año, en el polígono industrial de Aranda, en la ribera del río Duero.

Sabía que Mercedes no nos iba a defraudar, ella estaba igualmente ilusionada por recibirnos. Cuando llegamos nos regaló unos originales reposa-móviles con los logos correspondientes, fabricados con las duelas de las barricas. Chapó!

Volviendo a su historia, nos contó que el oficio lo ha heredado de la familia. Su tatarabuelo Esteban era tonelero, allá por principios del siglo XX. Él comenzó arreglando barriles que portaban los carreteros en el transcurso del camino por Baños de Valdearados.

pintancopas en toneleria duero
mercedes calvo

El negocio fue pasando de generación en generación hasta que el padre de Mercedes, Domingo, que desarrollaba su profesión como ebanista, decidió retomar el oficio de tonelero en 1996, aliado con su yerno (marido de Mercedes y ya un vinilover más), Jose.

Poco a poco, ella se fue involucrando más y más en Tonelería Duero hasta que se puso al cargo de la misma… Ahora no hay madera que se le resista. Recuerdo la primera vez que fui a visitarla, tiene una facilidad asombrosa para identificar organolépticamente la procedencia de cada una de las maderas y el desarrollo del secado.

El proceso de fabricación de barricas en Tonelería Duero

El inicio de la fabricación de una barrica en Tonelería Duero comienza con la compra de la madera. Las tablas se secan en parte trasera de la tonelería, a la intemperie, donde tienen suficiente humedad procedente del río Duero. El periodo de secado dura unos dos años, por lo que es necesario tener una gran cantidad de materia prima en stock.

En realidad, transcurren unos 3 o 4 años desde que los árboles se talan y la madera se selecciona, hasta que se seca. Según Mercedes, el secado es el 60% de la calidad de una barrica. ¿A qué ahora las barricas te parecen baratas? Sigue leyendo.

banco de tonelero
tonelero toneleria duero

Por cada cinco toneladas de un tronco de roble, se obtiene una tonelada de duelas. Un metro cúbico de roble francés supera los 4.000 euros y de ahí se fabrican 9 o 10 barricas. Además de todo ello, hay que tener en cuenta la mano de obra.

Una vez que las tablas están secas, pasan a llamarse duelas y llega el momento de empezar a formar la barrica. El siguiente paso se lleva a cabo en el banco del tonelero, donde se disponen paralelamente las duelas necesarias para formar una barrica de una determinada capacidad.

En este momento es necesario tener en cuenta dos aspectos: el tonelero debe emplear duelas anchas y estrechas para que todas las barricas estén equilibradas y bien formadas, pero, además, al armarse y juntarse las mismas, se pierden unos 2 cm de diámetro.

Una vez las duelas ya están bien alineadas, es el momento de que la barrica pase de las dos a las tres dimensiones, en un proceso que se llama ‘amasar’. El tonelero es quien distribuye las duelas en vertical alrededor de un aro de acero o fleje y después usa una máquina denominada ‘pulpo’ para juntarlas. Es fundamental llevar a cabo esta fase con mucha precisión para evitar posteriores fugas.

tronco roble
vinilovers

A continuación es el turno del domado de las duelas, que consiste en favorecer la elasticidad de la madera para poder después hacer la forma de barriga. Para el domado se emplea agua y fuego entre 130º  – 160ºC durante unos 20 minutos. Incluso el fuego se prende con roble para respetar los aromas.

Una vez que la barrica ya está domada, el tonelero la fleja con los aros hasta que obtiene su famosa forma, a martillazo limpio y a ‘ojo de buen cubero’.

Después es el momento del tostado, para lo que el fuego se sube a 200 o 220 ºC. El tostado es otro de los puntos más importantes de la elaboración de una barrica, ya que ha de realizarse de forma pausada y homogénea. Mercedes apuesta por un tostado de gran penetración (1 cm), de tal forma que si más adelante el enólogo desea azuelar y limpiar la barrica (regenerarla), se retiran los primeros 3 mm de la pared interior para eliminar los residuos del vino, pero el tostado sigue intacto.

Por último, el ruñado es el proceso mediante el cual se da la forma a cabeza de la barrica para incrustar los fondos o tapas. También el agujero o boca para el tapón, que debe estar cauterizado con un hierro candente con el fin de que no se salga el vino.

barricas toneleria duero
botellero barrica

Muebles y decoración con aromas a Ribera del Duero

Mercedes sólo emplea maderas de máxima calidad, por lo que suele viajar a aserraderos para comprobar de primera mano que el cortado se realiza adecuadamente.

Los tablones que, por cualquier motivo, después del secado no cumplan los estándares deseados, o las barricas usadas, son aprovechados en Tonelería Duero para fabricar muebles y objetos decorativos que son una auténtica maravilla.

Aunque sin duda la tonelería merece una visita, par ir abriendo boca comparto este video del programa ‘Hecho en Castilla y León’, en el que mi compi María Nieto estuvo con Mercedes.

 

¡Gracias por tu tiempo y cariño!

 

vinos malaparte

VINOS MALAPARTE, LA JOYA DE CUÉLLAR ENTRE PINARES

Bodegas, Pintan Copas

Al final de esta primavera fui a recoger mi recompensa como mecenas del proyecto Uvas Nómadas de Vinos Malaparte. Se trata de un vino elaborado con la uva Rufete, procedente del municipio de Molinillo, en la Sierra de Francia, Salamanca.

Supone la quinta edición de Uvas Nómadas y, aunque es el segundo año que participaba en este divertido crowfunding de Malaparte, aún no había visitado la bodega y viñedo.

Craso error,  dado que se encuentra a tan sólo 30 minutos de Tudela de Duero, nada más pasar el Santuario de Nuestra Señora del Henar, muy cerquita de Cuéllar, en Segovia. ¡La de veces que he ido con mi familia de pequeña! Así, nos juntamos unos pocos #vinilovers para conocer el viñedo y la bodega de mano de Rubén (efectivamente, somos fácilmente convencibles para cualquier tipo de ‘sarao’, por pequeño o grande que sea).

vinos malaparte cuellar
visita malaparte

Antes de nada, explicar que Uvas Nómadas nació de la inquietud de Rubén y Elisa por elaborar vinos con variedades distintas a las que encuentran en su entorno. Vinos de diversas áreas vitícolas de Castilla y León, que interpretan con su propia personalidad. Varios meses antes de cada vendimia lanzan el proyecto a través de la plataforma Verkami para que los interesados puedan hacerse mecenas, es decir, aportar X dinero a favor de una recompensa.

Esto les ayuda a conocer diversos terrois, variedades, climas, métodos de elaboración, zonas, pero, sobre todo, personas.

35479993_1890115264359834_1523772092162506752_o
uvas nomadas

Viñedo junto al Santuario del Henar

Volviendo a la visita, lo primero que he de reconocer es que el entorno en el que se ubica la bodega y las viñas es una maravilla. Rodeados de pinar y de un suelo principalmente calizo, a 900 metros de altitud. La biodiversidad y el clima de la zona favorece el no uso de productos de síntesis química en el campo, otro punto a su favor.

Son parcelas muy especiales porque su anterior propietario fue el padre de Elisa, quien recuperó la actividad vinícola en la zona. Además de esta pequeña extensión de viñedo – donde sobre todo hay Syrah, Moscatel y Tempranillo-, también cuentan con varias hectáreas de Garnacha casi centenaria al sur de la provincia de Segovia, con la que elaboran Dindi, uno vino que, personalmente, me encanta.

Ya en la bodega Rubén tuvo el placer de darnos a probar prácticamente todos los vinos que tiene en el mercado. Aparte de Dindi, reconozco que otro de los vinos que más me entusiasman de la bodega es el nuevo Le Méprisé Blanco. En realidad este vino es muy similar al anterior Uvas Nómadas, elaborado con muchas uvas de la zona de Cigales y Segovia: Moscatel, Albillo, Jerez, Huerta del Rey… Fermentado en barrica y con unos seis meses de crianza.

vinos malaparte
35472572_1890115947693099_5020201115526889472_o

Uno de los aspectos que más valoro de Malaparte es la sinceridad, sencillez y cercanía de Rubén y Elisa. Probamos vinos de depósitos, barricas, tinajas.. Atentos a las explicaciones del propietario, que a su vez parecía expectante en conocer nuestro parecer.

Tras la visita, disfrutamos de una fantástica comida con los vinos en el Restaurante San Francisco de Cuéllar, propiedad de Elisa y su familia. ¡Muchísimas gracias a ambos!

Es complicado encontrar sus vinos Uvas Nómadas y el resto de referencias en las tiendas especializadas habituales debido a lo limitado de su producción. Yo tuve la suerte de conocerlos en la casa de uno de los clientes de Pintan Copas Comunicación, Majuelos Singulares.

Como no me gusta ser pesada con las descripciones de los vinos ni contar información que ya podéis encontrar en su propia web, os animo a visitar la bodega, acudir a la tienda que abrieron en el centro de Cuéllar (en la que además se pueden encontrar vinos muy interesantes de otras bodegas y productos gourmet) o entrar en la web de la bodega, donde además podréis adquirir el Rufete, ¡100% recomendable!.

Más información https://vinosmalaparte.es/

DOMINIO DE ATAUTA, LA ALDEA DE ASTERIX Y OBÉLIX EN LA RIBERA DEL DUERO

Bodegas, Pintan Copas,

En la última excusión Vinilover nos desplazamos hasta la Ribera del Duero soriana. La excusa era perfecta: el restaurante La Lobita, en Navaleno, organizaba una cena maridada con vinos de Jerez dirigida por el embajador Pepe Ferrer. Elena, cocinera, y Diego, sumiller, prepararon un evento que bien merecía por fin una al restaurante. Noche mágica, como era de esperar, pero eso lo contaré otro día.

restaurantelalobita
36736073_1920565241314836_8347140812311625728_o
restaurante la lobita

La mañana después de la cena, fuimos a visitar Dominio de Atauta, de la mano de Jaime Suárez, su enólogo. Prometía. Unos meses antes fui a la cata de ofreció en una vinoteca de Valladolid donde pudimos probar todos los vinos de la bodega, pero nos quedamos con ganas de ver el viñedo, así que allí nos presentamos a primeros de julio. Calorcito del bueno, es un clima de contrastes.

Cepas prefiloxéricas en la Ribera del Duero soriana

El Valle de Atauta se encuentra en el extremo occidental de la Denominación de Origen Ribera del Duero, en la provincia de Soria, cerca de Burgo de Osma. Alejado de todo, ni siquiera la filoxera fue capaz de dañar el viñedo de la zona, las cepas tienen entre 120 y 165 años.

Las pruebas de que el vino ha tenido una importancia histórica crucial en el pueblo de Atauta son evidentes. Cuenta con un pequeño barrio de bodegas subterráneas y lagares que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. El suelo calizo de los páramos es el que propició la construcción de cuevas que fueron pasando de generación en generación, dividiéndose en bodegas cada vez más pequeñas.

Con el viñedo ocurrió lo mismo. El Valle de Atauta está formado por multitud de micro-fundios, parcelas que incluso pueden llegar a estar formadas por uno o dos líneos. El hecho de ir juntando parcelas fue uno de los trabajos más importantes y laboriosos de la bodega.

Jaime nos contó que el Valle, de apenas 4 km de largo y 1 km de ancho, es como una espina de pescado. A la derecha e izquierda de la zona central se disponen micro-parcelas de muy distintos terroirs. Y así lo comprobamos.

Jaime Suarez
vinos dominio de atauta
viñedo dominio de atauta

El suelo calizo del Valle de Atauta

La variedad predominante es el Tinto Fino, aunque, como en todo viñedo viejo, es habitual encontrar cepas salpicadas de otras variedades. A pesar de que Dominio de Atauta trabaja con esta única uva, es importante tener en cuenta tres factores que aportan complejidad, frescor y elegancia a los vinos: La gran diversidad de suelos, donde predomina la caliza; la altitud (unos 1.000 metros sobre el nivel del mar) y el trabajo respetuoso con el medio ambiente en el campo, donde no tratan con productos de síntesis química.

El enólogo no duda en poner en valor y ensalzar la concienzuda labor de su compañero Ismael, encargado de la viticultura, quien cuida cada cepa cual retoño. Un trabajo de precisión para elaborar vinos a partir de los diversos terroirs por separado, que después Jaime debe interpretar en la bodega.

Las instalaciones de Dominio de Atauta están pensadas a capricho. Se selecciona uva a uva y se trabaja por gravedad. Jaime emplea diversos tipos de depósitos (hormigón, madera..) en la elaboración de los vinos, apuesta por barricas usadas para mantener la esencia del vino. Tuvimos el lujo de probar vino de algunas de sus barricas… Un privilegio que le agradeceremos siempre.

Simplemente, como anécdota, me llamó la atención algo que contó Jaime y es que, ‘en plena faena’ le suele preguntar a Ismael si un determinado vino en proceso de elaboración (cuando está remontando, por ejemplo) le inspira la mini-parcela de dónde procede. Entre los dos logran sacar la máxima expresión de cada terroir del valle.

Con respecto a los vinos, en esta ocasión probamos los Celestina – una segunda marca de la bodega- Parada de Atauta, Dominio de Atauta y Valdegatiles. Lo mejor, es que os estiréis y los compréis, pero si queréis saber qué es la mineralidad en la Ribera del Duero, en los vinos de Atauta la encontraréis.

Más info en https://www.dominiodeatauta.com/

AGENDA VINILOVER

agosto, 2018

No hay eventos

De pies a cabeza por: de rotos y descosidos
X