Bodegas

claustro abadía retuerta

UN ‘CHÂTEAU’ A ORILLAS DEL DUERO

Bodegas

Hace unos días nos acercamos a Sardón de Duero, Valladolid, para conocer más a fondo Abadía Retuerta. El nombre proviene de la finca en la que se encuentra y que abarca 700 Ha de terreno: 200 de viñedo y 500 de paraje natural.

No están adheridos a la D.O. Ribera porque territorialmente no les está permitido. No obstante, esto no supone un problema para ellos ya que “les deja mayor libertad en cuanto a variedades y métodos de elaboración”, tal y como comentaron.

La visita comenzó en el centro de recepción de visitantes, dónde se encuentra la bodega de elaboración y la sala de barricas. También cuenta con un hotel instalado en un monasterio (Le Domaine) a escasos kilómetros y al que nos dirigimos al comenzar la visita.

El monasterio fue construido por el Conde Sancho Ansúrez en 1146 y mantiene sus instalaciones prácticamente intactas. Tras un breve recorrido por la historia y por el hotel, nos dirigimos al viñedo dónde reside la magia de esta bodega.

abadía retuerta le domaine
abadía retuerta le domaine

Recién llegados al Mirador, nos explicaron la ubicación en la que se encuentra la bodega, limitada por Sardón al oeste, el meandro del Duero al norte, el bosque al sur y al este por la bodega.

Abadía Retuerta se encuentran en trámites para que Europa lo califique como D.O.P., la antesala al Vino de Pago. La bodega, por otro lado, es miembro de la asociación Grandes Pagos de España, por lo que nos explicaron cuáles son las diferencias entre ambos y la marca ‘Pago de…’

Cincuenta y cuatro parcelas en las inmediaciones de la bodega componen el conjunto del viñedo de Abadía Retuerta. En ellos podemos encontrar hasta 26 tipos de suelos diferentes, aunque destacan tres:

  • Suelos arenosos
  • Zonas arcillo calcáreas
  • Suelos calizos

Cada una de las parcelas se vinifica por separado para conocer con más profundidad qué aporta cada tipo de terreno, altitud u orientación a cada variedad. Así, conservan el terroir de una forma más fiel.

abadía retuerta le domaine
abadía retuerta

Pero el terruño es algo más que el suelo, algo más que el clima, también son las prácticas culturales y la cohesión con el entorno. Por eso desde Abadía Retuerta también forman una alianza con la naturaleza. Colaboran con el centro de recuperación de aves de Sardón, disponiendo de nidos para insectívoros y rapaces entre sus viñedos. Asimismo, la finca dispone de un coto de caza privado, en el que no está permitida la caza. Allí podemos encontrar jabalíes y corzos. Ayudan a la conservación y biodiversidad.

Tras un recorrido por su filosofía, su forma de trabajo y el cariño hacia su entorno, volvimos a la bodega de elaboración y crianza.

Trabajos por gravedad

Cincuenta y cuatro tanques de acero inoxidable se extendían por la impoluta sala de elaboración. No es casualidad, ya que, como os hemos dicho, cada una de las parcelas se vinifica por separado.  Además, para remontar el vino utilizan un sistema por gravedad. Gracias a sus OVIs, movidos por grúas, el vino no necesita más ayuda que la fuerza de la gravedad, para ser vertido a los depósitos.

Cuando llegamos a la sala de barricas nos sorprendió la disposición vertical de las 2400 barricas. Largas hileras se extendían llegaban prácticamente hasta el techo de la nave. La explicación de esto reside en que gracias a una pequeña válvula que tienen patentada en exclusividad, pueden vaciar todas las barricas sin moverlas ni utilizar una bomba. Una vez más, dejan a la gravedad actuar.

abadía retuerta
abadía retuerta

Trabajar de esta forma, tanto en la fermentación como en la crianza, supone un gran esfuerzo a nivel de tiempo y trabajo, ya que se alargan muchos procesos, pero merece la pena, pues el resultado se refleja en los vinos y les aporta un carácter muy especial.

  • Selección Especial: en el que emplean mostos de 49 de las 54 parcelas que disponen.
  • Blanco Le Domaine: Sauvignon Blanc y Verdejo, fermentado en barrica
  • Varietales: vinifican y embotellan únicamente vinos de una parcela y una variedad.
    • Pago Valdebellón: 100% Cabernet Sauvignon
    • Pago Garduña: 100% Syrah
    • Pago Negralada: 100% Tempranillo
    • Abadía Retuerta Petit Verdot: 100% Petit Verdot
  • Winemaker’s Collection: es la colección privada de su enólogo, Ángel Anocibar, con la que experimenta y conoce mejor el potencial de las fincas. Son vinos de producción muy limitada (entre 300 y 550 botellas) que solo están disponibles en para su venta directa en bodega.
grandes pagos de espana
grandes pagos de espana

Tras conocer su historia, su filosofía, su viñedo, su forma de elaborar y de criar y los diferentes vinos que elaboraban, disfrutamos con la cata. No solo de sus propios vinos, sino también otros de algunos miembros de Grandes pagos de España, con quienes comparten filosofía. Los vinos seleccionados para esta cata fueron:

  • III Lustros 2010, de Gramona
  • Finca Monte Alto 2015, de Fillaboa
  • 3 Miradas 2016, de Alvear
  • Pago El Espino 2015, de Cortijo de los Aguilares
  • Pago Negralada 2015, Abadía Retuerta

 

Realizamos un interesante recorrido por toda la geografía española, probando vinos muy curiosos y peculiares. David, el encargado de realizar la visita y la cata, nos presentó las bodegas, aportó datos curiosos de ellas y nos destacó algunos aspectos de los métodos de elaboración.

Sin duda una interesante mañana en la que conocimos un poco mejor Abadía Retuerta y sobre todo el amor su amor por el viñedo y el trabajo bien hecho.

 

Autora: Aitziber Bengoa

LA PACIENCIA ES LA CLAVE EN BODEGAS VALDUERO

Bodegas

Resultaría muy pretencioso por mi parte tratar de descubrir o ensalzar alguna de las cualidades que más me llamó la atención de Bodegas Valduero de la que no se haya escrito o hablado ya.

Las hermanas Yolanda y Carolina García Viadero han sabido conservar ese halo de exclusividad, familiaridad y elegancia tras coger el testigo de su padre. Gregorio García Álvarez fundó la bodega en 1984 en el pequeño pueblo de Gumiel de Mercado, apenas 16 km. distante de Aranda de Duero, en la Ribera del Duero burgalesa.

Cuando Jose Luis Chico, su responsable de comunicación y marketing (un grandísimo profesional), nos invitó a pasar una jornada en Valduero, no nos lo pensamos: fue una de las ocho bodegas que comenzó en la Denominación de Origen, venden sus vinos en los establecimientos más prestigiosos del mundo y está regentada por dos mujeres quienes, además, fueron visionarias en la recuperación de la elaboración de un blanco 100% Albillo Mayor en la Ribera.

Una bodega mimetizada con el entorno

La entrada a la finca es un espectáculo. Cuentan con 200 Ha. de viña alrededor de la bodega (lo primero en lo que invirtió la familia) y, más o menos en el centro, se encuentran las instalaciones semi-enterradas en un páramo de suave pendiente.

pintan copas en bodegas valduero
vinedo valduero

Nada más llegar, ya se empieza a intuir que Valduero fue construida de una manera coherente, pensando en la eficiencia energética y aprovechando la geografía del entorno para elaborar de una forma más respetuosa.

De hecho, Jose Luis Chico nos contó que las incipientes obras de adecuación que van a acometer en los próximos meses tienen el objetivo de, precisamente, mejorar aún más los procesos y trabajar por gravedad.

Debido a la ubicación de la bodega es posible ver perfectamente la composición de los suelos, arcillosos en superficie y calcáreos en las capas inferiores. Se encuentran a unos 85o metros de altitud, pero también disponen de otros majuelos en Gumiel de Arriba, que superan los 900 metros en busca de mayor frescor en los mostos.

En Bodegas Valduero sólo se elaboran tintos de guarda. La totalidad de las uvas son Tinto Fino; aunque también cuenta con 12 Ha. de Albillo y 40 Ha. de Tempranillo en Valdefinjas, Toro (cuyos vinos salen al mercado como Vino de la Tierra de Castilla y León).

sala barricas valduero
salon valduero

La paciencia es la clave. Los vinos están pensado desde el viñedo para hacerse grandes con el paso del tiempo, por eso no todos los años elaboran todos los vinos. Por ejemplo, en 1997 hubo una gran helada tras la cual dejaron de elaborar vino joven y roble.

El control de la calidad es exhaustivo, para los vinos Valduero 6 años y Valduero Gran Reserva realizan una selección grano a grano de las uvas y fermentan con levaduras salvajes directamente en barricas de madera de 600 litros de roble francés usado. Máximo respeto por el terruño.

Pioneras en vinos monovarietal Albillo en Ribera del Duero

Yolanda García es pionera en su firme apuesta por la elaboración de un vino blanco 100% Albillo Mayor en la Ribera del Duero. Una uva por la que nadie daba un duro pero que, como la he escuchado afirmar recientemente, “aún tiene mucho que decir”.

jose luis chico valduero
vinos de guarda en valduero

El Albillo en Castilla y León siempre se ha considerado una uva de mesa (y lo sigue siendo para muchos), dorada y dulce, que estaba mezclada con las tintas en los majuelos y servía de almuerzo a los jornaleros. Numerosos productores de la Ribera del Duero la emplean en un pequeño porcentaje en sus tintos, para aportar glicerina y volumen.

Bodegas Valduero apostó firmemente por esta variedad blanca y muchos los siguieron después. Nosotros tuvimos la oportunidad de probar la añada García Viadero 2018 y la misma cosecha pero del vino en rama, una nueva referencia que acaba de ser comercializada.

Pasión por el arte y la cultura

En este punto es cuando le doy un +10 a Bodegas Valduero, partiendo de la base de que, desde mi punto de vista, el arte y la cultura en este país sólo podrán sobrevivir desde la iniciativa privada.

arte en valduero
membresia valduero

Junto a la sala de barricas, la bodega dispone de un pequeño museo donde muestran fantásticas obras de arte creadas con barricas. No penséis que son las típicas barricas que se pintan en cualquier fiesta de cualquier pueblo de la región, nada de eso. Se trata de piezas conceptuales diseñadas por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Madrid, con quien tienen un acuerdo de colaboración para premiar a los alumnos más creativos.

Además, Valduero cuenta con una especia de club selecto de barricas, llamado ‘Membresía Tenada’, compuesto por importantes personalidades de la cultura como Isabel Coixet, Plácido Domingo o Vargas Llosa… A quienes se les obsequia con una barrica. El último ‘fichaje’ es Marck Noffler, ¡casi nada!

Aunque no estoy aficionada a escribir notas de cata debido a su subjetividad, en este caso haré una excepción, ya que me gustaría agradecer a Jose Luis Chico y a todo el equipo la maravillosa jornada que nos regalaron.

vinos valduero

Vinos catados:

  • García Viadero Albillo 2018 en rama: delicados aromas a flores blancas y fruta de hueso
  • García Viadero Albillo 2018: muy fino en boca, con gran capacidad de guarda
  • Valduero Crianza 2015: frutos rojos y negros, especiado
  • Valduero Una Cepa 2015: corte más moderno que el anterior, menos concentración
  • Valduero Reserva 2011: frutos negros, toque láctico, fondo mineral en boca, muy elegante
  • Valduero Reserva 6 años 2010: pura seda
  • Valduero Gran reserva 2009: espectacular acidez, muy complejo
  • Azaya 2015: un Toro fresco y moderno

 

Autora: Patricia Regidor

papretisco

BARCO DEL CORNETA, VERDEJO, PUREZA Y HONESTIDAD

Bodegas

Hace demasiados meses que tenía pendiente este artículo. En concreto, desde la vendimia, cuando fui a conocer el viñedo que Barco del Corneta tiene en Alcazarén.  A ver el viñedo y a ‘dar palique’ a Bea, Félix, Edu, M. Antonia Sanz (madre de Bea) y resto del equipo, que de vez en cuando levantaban la cabeza desde debajo de los pámpanos de cepas centenarias.

La siguiente cita fue hace pocos días en el Restaurante Trasto de Valladolid, donde compartimos una sabrosísima comida en la que también estaban Julio e Isabel, de Majuelos Singulares, y donde probamos todos los vinos de la bodega con la sumiller, Laura (ella merece una entrevista aparte).

De vender la uva, a ser un referente internacional

La historia de Barco del Corneta se localiza en la villa vallisoletana de La Seca, donde el abuelo de Bea tuvo algunos majuelos que después pasaron a otras manos. Fue en 2008 cuando ella y su madre decidieron plantar cepas de verdejo en el paraje de Cantarranas, una zona muy conocida por los oriundos debido a las excelentes condiciones que reúne la zona (suelo, orientación, altitud…) para obtener uvas de máxima calidad.

Beatriz herranz
barco de corneta madre bea

La intención de madre e hija era vender la uva, pero las cuentas no salieron como habrían esperado –afortunadamente para nosotros- y Bea comenzó a elaborar un vino propio: una barrica de Barco del Corneta en 2010. “Al principio los vinos eran cada uno de su padre y de su madre. La primera barrica la elaboré en Ávila, la segunda fueron dos barricas…”, relata.

Hasta el año 2013, cuando se instaló en la bodega de Medina del Campo, no se empezaron a definir los vinos.  Esa añada también fue la primera de Cucú, el hermano pequeño de Barco del Corneta.

La búsqueda de una identidad

En la mesa, varias copas para gozar de Cucú, Barco del Corneta, Prapetisco (su vino de Arribes del Duero) y las tres referencias de Los Parajes del Infierno. La añada 2016 fue la más productiva desde que Bea recuerda, un invierno lluvioso y un verano fresco propiciaron una cosecha de muy buena calidad.

Precisamente ese año se incorporó su amigo y mano derecha, Félix, quien cuenta con una dilatada experiencia en la zona y, particularmente, con la uva verdejo. Él nos contó cómo surgieron Las Envidias, La Sillería y El Judas: Teníamos la intención de buscar viñedo viejo, pero de verdad. Desde que Bea estaba en Cebreros y yo en la zona de Madrid, para nosotros una viña vieja es de 70 u 80 años. Y eso, en la zona de La Seca, por desgracia, no existe. Ha habido una reconversión, se han arrancado viñedos para hacer nuevas plantaciones más productivas. Esto, sin embargo, a un pueblo como Alcazarén no ha llegado”.

vinos barco del corneta
comida en trasto

Esa parte de la provincia (Matapozuelos, Alcazarén…), más conocida por los vestigios mudéjares, es una zona de arenas y fue, precisamente, Isabel quien les ayudó a encontrar los majuelos de ‘La Sillería’ y ‘La Liebre’, de donde procede el vino Las Envidias.

“Son dos parcelitas, La Sillería es casi todo verdejo y lo que llamamos La Liebre tiene más palomino, pero están todos en el paraje de las Envidias. Lo que nos atrajo fue,  sobre todo, la edad de la viña, están en pie franco, suponemos que pre-filoxéricas. También era una manera de trabajar y entender viña vieja, de ver otra dimensión del verdejo”, explica Félix.

Ellos iban buscando dicha variedad, pero  encontraron lo que los lugareños llaman verdejo mayor (atentos al tamaño de los racimos en la imagen). Al principio fue un poco decepción porque es la variedad denostada de Rueda, comentan, e inmediatamente pensaron en Jerez, pero sabiendo que se trata de una variedad neutra y que debían hacer algo que aportara.

 “Lo metimos en damajuanas y no las llenamos para crear un poco de velo de flor. El resultado tiene una parte oxidativa, que recuerda un poco al amontillado”, afirma Félix, a lo que Bea añade entusiasmada (y yo más cuando lo bebo) que jugamos sobre seguro porque la viña es espectacular. Lo que soporta todo el peso del vino es la boca. Les tomó algunos años recuperar esa viña tan vieja y retorcida que, por si fuera poco, es el particular Disneyland de los conejos.

felix crespo
palomino fino

La ‘maldición’ de la uva verdejo

La pobre uva verdejo ha sufrido mucho durante los últimos años, y no precisamente por los designios del tiempo. Los blancos muy baratos, demasiado tecnológicos y elaborados con muy poco amor le han bastando para recibir más de una colleja. Parece que la cepa tiene la culpa… Pero os puedo asegurar que no.

Barco del Corneta es la identidad de La Seca con su interpretación, el fiel reflejo de la parcela de la que procede, de su suelo, de Cantarranas. Cucú, por su parte, les da muchas alegrías.  “Coño, ¡es que el verdejo está bueno! Cada día me gusta más, según vamos trabajándola más y aprendiendo de ella”, exclama Bea.

Sin embargo, son conscientes de la complicación que supone vender esta variedad hoy en día. Explican que, para ellos en este sentido, hay un público que busca vinos blancos muy económicos y existe un público “wine-lover”, que busca verdejos que, en realidad, no lo parecen, porque a veces no están acostumbrados a la verdadera tipicidad.

Me vuelvo al pueblo

Barco del Corneta regresa al pueblo del que, en  realidad, nunca salió. Se han metido de lleno en la construcción de una bodega en el caso histórico de la localidad de La Seca. Constará de una sala de elaboración moderna y funcional, de nueva creación; recuperan una bodega subterránea de 164 m., donde criarán los vinos;  un lagar tradicional, que será diseñado como zona social, y la casa antigua. La idea es hacer una bodega integrada con una vivienda, donde siempre haya movimiento. Estaremos muy atentos…. ¡Suerte Edu!

 

Autora: Patricia Regidor

vinos malaparte

VINOS MALAPARTE, LA JOYA DE CUÉLLAR ENTRE PINARES

Bodegas, Pintan Copas

Al final de esta primavera fui a recoger mi recompensa como mecenas del proyecto Uvas Nómadas de Vinos Malaparte. Se trata de un vino elaborado con la uva Rufete, procedente del municipio de Molinillo, en la Sierra de Francia, Salamanca.

Supone la quinta edición de Uvas Nómadas y, aunque es el segundo año que participaba en este divertido crowfunding de Malaparte, aún no había visitado la bodega y viñedo.

Craso error,  dado que se encuentra a tan sólo 30 minutos de Tudela de Duero, nada más pasar el Santuario de Nuestra Señora del Henar, muy cerquita de Cuéllar, en Segovia. ¡La de veces que he ido con mi familia de pequeña! Así, nos juntamos unos pocos #vinilovers para conocer el viñedo y la bodega de mano de Rubén (efectivamente, somos fácilmente convencibles para cualquier tipo de ‘sarao’, por pequeño o grande que sea).

vinos malaparte cuellar
visita malaparte

Antes de nada, explicar que Uvas Nómadas nació de la inquietud de Rubén y Elisa por elaborar vinos con variedades distintas a las que encuentran en su entorno. Vinos de diversas áreas vitícolas de Castilla y León, que interpretan con su propia personalidad. Varios meses antes de cada vendimia lanzan el proyecto a través de la plataforma Verkami para que los interesados puedan hacerse mecenas, es decir, aportar X dinero a favor de una recompensa.

Esto les ayuda a conocer diversos terrois, variedades, climas, métodos de elaboración, zonas, pero, sobre todo, personas.

35479993_1890115264359834_1523772092162506752_o
uvas nomadas

Viñedo junto al Santuario del Henar

Volviendo a la visita, lo primero que he de reconocer es que el entorno en el que se ubica la bodega y las viñas es una maravilla. Rodeados de pinar y de un suelo principalmente calizo, a 900 metros de altitud. La biodiversidad y el clima de la zona favorece el no uso de productos de síntesis química en el campo, otro punto a su favor.

Son parcelas muy especiales porque su anterior propietario fue el padre de Elisa, quien recuperó la actividad vinícola en la zona. Además de esta pequeña extensión de viñedo – donde sobre todo hay Syrah, Moscatel y Tempranillo-, también cuentan con varias hectáreas de Garnacha casi centenaria al sur de la provincia de Segovia, con la que elaboran Dindi, uno vino que, personalmente, me encanta.

Ya en la bodega Rubén tuvo el placer de darnos a probar prácticamente todos los vinos que tiene en el mercado. Aparte de Dindi, reconozco que otro de los vinos que más me entusiasman de la bodega es el nuevo Le Méprisé Blanco. En realidad este vino es muy similar al anterior Uvas Nómadas, elaborado con muchas uvas de la zona de Cigales y Segovia: Moscatel, Albillo, Jerez, Huerta del Rey… Fermentado en barrica y con unos seis meses de crianza.

vinos malaparte
35472572_1890115947693099_5020201115526889472_o

Uno de los aspectos que más valoro de Malaparte es la sinceridad, sencillez y cercanía de Rubén y Elisa. Probamos vinos de depósitos, barricas, tinajas.. Atentos a las explicaciones del propietario, que a su vez parecía expectante en conocer nuestro parecer.

Tras la visita, disfrutamos de una fantástica comida con los vinos en el Restaurante San Francisco de Cuéllar, propiedad de Elisa y su familia. ¡Muchísimas gracias a ambos!

Es complicado encontrar sus vinos Uvas Nómadas y el resto de referencias en las tiendas especializadas habituales debido a lo limitado de su producción. Yo tuve la suerte de conocerlos en la casa de uno de los clientes de Pintan Copas Comunicación, Majuelos Singulares.

Como no me gusta ser pesada con las descripciones de los vinos ni contar información que ya podéis encontrar en su propia web, os animo a visitar la bodega, acudir a la tienda que abrieron en el centro de Cuéllar (en la que además se pueden encontrar vinos muy interesantes de otras bodegas y productos gourmet) o entrar en la web de la bodega, donde además podréis adquirir el Rufete, ¡100% recomendable!.

Más información https://vinosmalaparte.es/

 

Autora: Patricia Regidor

DOMINIO DE ATAUTA, LA ALDEA DE ASTERIX Y OBÉLIX EN LA RIBERA DEL DUERO

Bodegas, Pintan Copas,

En la última excusión Vinilover nos desplazamos hasta la Ribera del Duero soriana. La excusa era perfecta: el restaurante La Lobita, en Navaleno, organizaba una cena maridada con vinos de Jerez dirigida por el embajador Pepe Ferrer. Elena, cocinera, y Diego, sumiller, prepararon un evento que bien merecía por fin una al restaurante. Noche mágica, como era de esperar, pero eso lo contaré otro día.

restaurantelalobita
36736073_1920565241314836_8347140812311625728_o
restaurante la lobita

La mañana después de la cena, fuimos a visitar Dominio de Atauta, de la mano de Jaime Suárez, su enólogo. Prometía. Unos meses antes fui a la cata de ofreció en una vinoteca de Valladolid donde pudimos probar todos los vinos de la bodega, pero nos quedamos con ganas de ver el viñedo, así que allí nos presentamos a primeros de julio. Calorcito del bueno, es un clima de contrastes.

Cepas prefiloxéricas en la Ribera del Duero soriana

El Valle de Atauta se encuentra en el extremo occidental de la Denominación de Origen Ribera del Duero, en la provincia de Soria, cerca de Burgo de Osma. Alejado de todo, ni siquiera la filoxera fue capaz de dañar el viñedo de la zona, las cepas tienen entre 120 y 165 años.

Las pruebas de que el vino ha tenido una importancia histórica crucial en el pueblo de Atauta son evidentes. Cuenta con un pequeño barrio de bodegas subterráneas y lagares que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. El suelo calizo de los páramos es el que propició la construcción de cuevas que fueron pasando de generación en generación, dividiéndose en bodegas cada vez más pequeñas.

Con el viñedo ocurrió lo mismo. El Valle de Atauta está formado por multitud de micro-fundios, parcelas que incluso pueden llegar a estar formadas por uno o dos líneos. El hecho de ir juntando parcelas fue uno de los trabajos más importantes y laboriosos de la bodega.

Jaime nos contó que el Valle, de apenas 4 km de largo y 1 km de ancho, es como una espina de pescado. A la derecha e izquierda de la zona central se disponen micro-parcelas de muy distintos terroirs. Y así lo comprobamos.

Jaime Suarez
vinos dominio de atauta
viñedo dominio de atauta

El suelo calizo del Valle de Atauta

La variedad predominante es el Tinto Fino, aunque, como en todo viñedo viejo, es habitual encontrar cepas salpicadas de otras variedades. A pesar de que Dominio de Atauta trabaja con esta única uva, es importante tener en cuenta tres factores que aportan complejidad, frescor y elegancia a los vinos: La gran diversidad de suelos, donde predomina la caliza; la altitud (unos 1.000 metros sobre el nivel del mar) y el trabajo respetuoso con el medio ambiente en el campo, donde no tratan con productos de síntesis química.

El enólogo no duda en poner en valor y ensalzar la concienzuda labor de su compañero Ismael, encargado de la viticultura, quien cuida cada cepa cual retoño. Un trabajo de precisión para elaborar vinos a partir de los diversos terroirs por separado, que después Jaime debe interpretar en la bodega.

Las instalaciones de Dominio de Atauta están pensadas a capricho. Se selecciona uva a uva y se trabaja por gravedad. Jaime emplea diversos tipos de depósitos (hormigón, madera..) en la elaboración de los vinos, apuesta por barricas usadas para mantener la esencia del vino. Tuvimos el lujo de probar vino de algunas de sus barricas… Un privilegio que le agradeceremos siempre.

Simplemente, como anécdota, me llamó la atención algo que contó Jaime y es que, ‘en plena faena’ le suele preguntar a Ismael si un determinado vino en proceso de elaboración (cuando está remontando, por ejemplo) le inspira la mini-parcela de dónde procede. Entre los dos logran sacar la máxima expresión de cada terroir del valle.

Con respecto a los vinos, en esta ocasión probamos los Celestina – una segunda marca de la bodega- Parada de Atauta, Dominio de Atauta y Valdegatiles. Lo mejor, es que os estiréis y los compréis, pero si queréis saber qué es la mineralidad en la Ribera del Duero, en los vinos de Atauta la encontraréis.

Más info en https://www.dominiodeatauta.com/

 

Autora: Patricia Regidor

De pies a cabeza por: de rotos y descosidos
X